14 jun 2024 | Tiempo de lectura: 3 min |

¿Qué se entiende por salud financiera y cómo se mide?

La salud financiera es un estado que se alcanza cuando tus finanzas están en equilibrio, lo que te permite cubrir tus necesidades actuales, mientras te preparás para el futuro y podés manejar imprevistos sin entrar en estrés. No se trata solo de cuánto dinero tenés, sino de cómo lo gestionás. Una buena salud financiera implica tener control sobre tus ingresos, gastos, deudas y ahorros, de manera que tu vida financiera te apoye a alcanzar tus metas y sueños, en lugar de ser una fuente de preocupación.

undefined

La cuenta remunerada que más te conviene, posta

Tu plata crece con una TNA real y el rendimiento diario que ganás es el más alto del mercado.

Descargar app

¿Cómo se mide la salud financiera?

Medir tu salud financiera involucra evaluar varios indicadores clave. A continuación, desglosaremos los más importantes para que puedas hacer un autoexamen financiero completo.

1. Relación ingresos-gastos

El primer paso para medir tu salud financiera es analizar tu relación ingresos-gastos. ¿Tus ingresos cubren tus gastos mensuales? ¿Te queda un margen para ahorrar? La regla de oro es gastar menos de lo que ganás y destinar una parte de tus ingresos al ahorro.

2. Nivel de endeudamiento

Evaluar tu nivel de deuda en relación con tus ingresos es crucial. Un nivel saludable de deuda es aquel que podés manejar cómodamente sin sacrificar otros aspectos de tu vida financiera. Un indicador útil es la regla del 30%, que sugiere que tus pagos de deuda no deberían superar el 30% de tus ingresos netos.

3. Fondo de emergencia

Contar con un fondo de emergencia es un pilar de la salud financiera. Este fondo te protege ante imprevistos sin necesidad de endeudarte. Lo ideal es tener ahorrado un monto que cubra entre 3 y 6 meses de tus gastos fijos.

4. Ahorro para el futuro

Además de un fondo de emergencia, es importante que destines una parte de tus ingresos al ahorro a largo plazo, pensando en tus metas futuras, como la jubilación o la compra de una vivienda. Empezar temprano y ser constante son claves para el éxito financiero a largo plazo.

¿Cómo mejorar tu salud financiera?

Si tras evaluar tu situación financiera encontrás que hay áreas para mejorar, no te preocupes. Aquí te dejamos algunos consejos para fortalecer tu salud financiera:

Establecé un presupuesto

El primer paso para tomar control de tus finanzas es saber exactamente en qué estás gastando tu dinero. Creá un presupuesto que refleje tus ingresos, gastos, deudas y ahorros. Esto te ayudará a identificar áreas donde podés recortar gastos y aumentar tus ahorros.

Pagá tus deudas

Priorizá el pago de tus deudas, especialmente aquellas con intereses más altos. Considerá estrategias como el método de la bola de nieve, que consiste en pagar primero las deudas más pequeñas y luego usar ese dinero para pagar las más grandes.

Automatizá tus ahorros

Una forma efectiva de asegurarte de ahorrar es hacerlo automáticamente. Podés configurar transferencias automáticas a una cuenta de ahorro cada vez que recibís tu sueldo.

Educate financieramente

El conocimiento es poder. Cuanto más sepas sobre finanzas personales, mejor preparado estarás para tomar decisiones inteligentes con tu dinero. Aprovechá los recursos en línea, libros y talleres sobre el tema.

El contenido de esta página tiene únicamente fines informativos y no debe ser considerada como asesoría sobre los productos de Naranja X. Ninguno de los datos que en él se publican debe considerarse como una promoción, una oferta o una recomendación para adquirir productos, para efectuar transacciones o para concluir algún tipo de acto legal.