¿En qué afecta tener un mal historial crediticio?

Antes de adentrarnos en las consecuencias de tener un mal historial, es importante entender qué es. El historial crediticio es un registro que contiene toda la información relacionada con los créditos y deudas que una persona ha tenido a lo largo de su vida. Este registro es utilizado por las entidades financieras para evaluar la confiabilidad de un cliente potencial a la hora de otorgar créditos o préstamos.

Pedir un préstamo es poder

Pedí esa platita para hacer lo que se te cante. Lo devolvés en cuotas fijas.

Simular préstamo

Consecuencias de tener un mal historial crediticio

Dificultades para obtener préstamos o créditos

Una de las primeras y más evidentes consecuencias de tener un mal historial es la dificultad para acceder a nuevos préstamos o créditos. Las entidades financieras ven a las personas con historiales negativos como un riesgo mayor, lo que puede resultar en rechazos de solicitudes de crédito o en la oferta de condiciones menos favorables, como tasas de interés más altas.

Mayores tasas de interés

Como mencionamos, un mal historial puede llevar a que las entidades financieras te consideren un cliente de alto riesgo. Esto se traduce no solo en dificultades para obtener créditos, sino también en la aplicación de tasas de interés más elevadas en los créditos que sí logres obtener. A largo plazo, esto significa pagar mucho más por el dinero prestado.

Impacto en la obtención de empleo

Algunos empleadores realizan revisiones del historial crediticio de los candidatos para puestos de trabajo, especialmente si el puesto implica manejar dinero o tener responsabilidades financieras. Un mal historial podría interpretarse como un indicador de irresponsabilidad o mala gestión, afectando tus oportunidades laborales.

Dificultades para alquilar vivienda

Los propietarios y las agencias inmobiliarias a menudo revisan el historial crediticio de los potenciales inquilinos como parte del proceso de evaluación. Un historial negativo puede hacer que te perciban como un inquilino potencialmente problemático, lo que podría limitar tus opciones o incrementar los requisitos (como pedir más meses de depósito) para alquilar una vivienda.

¿Cómo mejorar un mal historial crediticio?

Revisá tu reporte de crédito

El primer paso para mejorar tu situación es conocer exactamente dónde estás parado. Solicitá una copia de tu reporte de crédito para entender qué deudas están afectando tu historial negativamente.

Ponete al día con tus deudas

Una vez que tengas claridad sobre tus deudas, elaborá un plan para ponerte al día. Esto podría implicar negociar planes de pago o priorizar ciertas deudas sobre otras. Lo importante es comenzar a mostrar un patrón de pagos a tiempo.

Utilizá el crédito de manera responsable

A medida que vayas saliendo de tus deudas, es crucial que comiences a utilizar el crédito de manera responsable. Esto significa no sobrepasar tus límites de crédito y pagar tus cuentas a tiempo. Un buen consejo es comenzar con una tarjeta de crédito con un límite bajo y demostrar que podés manejarla adecuadamente.

Considerá herramientas financieras de ayuda

Existen productos financieros diseñados para ayudar a las personas a reconstruir su historial crediticio. Por ejemplo, las tarjetas de crédito aseguradas son una excelente opción para demostrar responsabilidad crediticia sin el riesgo de endeudarte más allá de tus posibilidades.

El contenido de esta página tiene únicamente fines informativos y no debe ser considerada como asesoría sobre los productos de Naranja X. Ninguno de los datos que en él se publican debe considerarse como una promoción, una oferta o una recomendación para adquirir productos, para efectuar transacciones o para concluir algún tipo de acto legal.