19 jun 2024 | Tiempo de lectura: 3 min |

¿Qué es un préstamo personal y cómo funciona?

Se rompió la heladera y tenés que salir a comprar una y no te alcanza ni con la tarjeta de crédito para financiar la que querés, o cosas por el estilo, suelen suceder y no sabés de dónde sacar esa ayuda monetaria tan necesaria. ¿Sabías que un préstamo personal es ese salvavidas que buscás para estos casos? Aquí te contamos todo sobre préstamos personales para que tomes una decisión inteligente que te saque de apuros, pero que no te ahogue.

¿Qué es un préstamo personal?

¿Qué es un préstamo personal?

Un préstamo personal es un producto financiero a través del cual una entidad financiera o prestamista otorga una cantidad determinada de dinero a una persona, quien se compromete a devolverla, junto con los intereses correspondientes que acumule en un plazo acordado. Este tipo de préstamo se caracteriza por su flexibilidad en cuanto al destino del dinero, ya que no es necesario especificar el uso que se le dará al capital prestado.

¿Cuáles son las características principales de los préstamos personales?

Los préstamos personales tienen características particulares que los diferencian de otros tipos de créditos. Entre ellas, destacamos:

  • ➡️ Flexibilidad en el uso del dinero: A diferencia de los créditos específicos, como los hipotecarios o automotrices, con un préstamo personal podés destinar el dinero a lo que necesites, sin necesidad de justificarlo.

  • ➡️ Plazos de devolución: Varían según la entidad financiera y pueden ir desde unos pocos meses hasta varios años.

  • ➡️ Tasas de interés: Pueden ser fijas o variables y suelen ser más altas que las de préstamos destinados a fines específicos.

  • ➡️ Requisitos de solicitud: Generalmente, son menos exigentes que otros tipos de préstamos, aunque esto puede variar entre las diferentes entidades.

Pedir un préstamo es poder

Pedí esa platita para hacer lo que se te cante. Lo devolvés en cuotas fijas.

Simular préstamo

¿Cómo funciona un préstamo personal?

El proceso para obtener un préstamo personal suele ser sencillo y rápido. A grandes rasgos, incluye los siguientes pasos:

  1. ➡️ Evaluación de necesidades: Determinás cuánto dinero necesitás y para qué lo querés utilizar.

  2. ➡️ Comparación de ofertas: Investigás y comparás las diferentes opciones que ofrecen las entidades financieras.

  3. ➡️ Solicitud del préstamo: Presentás la documentación requerida por la entidad elegida.

  4. ➡️ Aprobación y desembolso: Si cumplís con los requisitos, la entidad financiera aprobará tu solicitud y te otorgará el dinero en el plazo acordado.

¿Cuáles son las ventajas que tienen los préstamos personales?

  • ➡️ Rapidez en la obtención de fondos: Ideal para situaciones de emergencia o cuando necesitás liquidez de manera urgente.

  • ➡️ Flexibilidad en el destino del dinero: Podés usar el préstamo para lo que más te convenga, sin restricciones.

  • ➡️ Accesibilidad: A menudo, los requisitos para obtener un préstamo personal son más accesibles que para otros tipos de créditos.

¿Qué tenés que tener en cuenta antes de solicitar un préstamo personal?

Al solicitar un préstamo personal, es importante que consideres algunos aspectos, tales como:

  • ➡️ Capacidad de pago: Asegurate de que podrás afrontar las cuotas mensuales sin comprometer tu estabilidad financiera.

  • ➡️ Compará las tasas de interés: No te quedes con la primera opción que encuentres; compará diferentes ofertas para encontrar la más conveniente.

  • ➡️ Leer la letra chica: Entendé todas las condiciones del préstamo, incluyendo comisiones, cargos por mora y otros posibles costos adicionales.

No esperes a estar en apuros para conocer este instrumento financiero y recordá que para tomar decisiones inteligentes tenés que contar con la información correspondiente.

El contenido de esta página tiene únicamente fines informativos y no debe ser considerada como asesoría sobre los productos de Naranja X. Ninguno de los datos que en él se publican debe considerarse como una promoción, una oferta o una recomendación para adquirir productos, para efectuar transacciones o para concluir algún tipo de acto legal.